Todos tenemos treinta y tantos

Para Jaume y Braulio, bienvenidos

Un título como Casi 40 parece interpelarnos a los que pertenecemos a las generaciones que merodean ahora la cuarentena. No es, ciertamente, la generación del director, David Trueba (1969), sino más bien la de su sobrino Jonás (1981), cuyo cine parece inspirar este último largometraje del tío David. La película no sólo es explícitamente generacional sino que introduce un movimiento circular dentro de la filmografía de Trueba al retomar a los dos actores protagonistas de La buena vida, su primer largometraje, veinte años después, algo parecido a lo que hizo Peter Bogdanovich con los jovencitos de The Last Picture Show reencontrados en Texasville (1971 y 1990, respectivamente).

El tono intimista y el tipo de diálogos y situaciones de Casi 40 son, decíamos, en extremo cercanos al mundo cinematográfico de Jonás Trueba. No obstante, todo resulta mucho más artificial. Una multitud de pequeños o grandes matices -la manera de hablar de los personajes, la forma de filmar los espacios, el diálogo entre el relato y las canciones, la duración de cada plano, los gestos y las miradas…- hacen que la película, siendo estimable y desde luego superior a los trabajos anteriores de David Trueba, carezca del subyugante naturalismo que hace especiales a películas como Los exiliados románticos o La reconquista. De hecho, Casi 40 nos recuerda a los momentos más endebles y los aspectos menos espontáneos de las películas de Jonás.

Lo significativo, por otra parte, es que David Trueba se haya fijado en ese segmento de la vida, el tránsito hacia los cuarenta años, igual que Anxos Fanzáns en A estación violenta. Sus protagonistas no se van de viaje como los de Casi 40 sino que asistimos a un regreso: una pareja vuelve después de mucho tiempo a la ciudad donde se desarrolló su juventud y se reencuentra con un viejo amigo que sigue viviendo allí. Es una trama similar a la de Las altas presiones (Ángel Santos), con la que guarda notables similitudes, sobre todo por su tono melancólico y su manera de subrayar la desorientación y el desánimo del instante vital que atraviesan sus protagonistas. Sin embargo, como en el caso de Casi 40 y las películas del sobrino Jonás, es la predecesora, Las altas presiones, la que está dotada de una naturalidad y una sinceridad conmovedoras que no afloran con tanta espontaneidad en A estación violenta, un film muy apreciable pero que a ratos deja la sensación de mostrarnos algo ya transitado, ya modelado. Quizás Fanzáns y, sin duda, David Trueba están unos pasos más cerca del, digamos, actual modo de representación institucional, por parafrasear a Noël Burch.

En cualquier caso, quisiera subrayar que tanto Las altas presiones como Casi 40 y A estación violenta arrojan una visión similar sobre el estado del espíritu al llegar a esa parte de la vida. Y lo que transmiten es una genuina decepción, esto es, la conciencia de haber llegado a la mitad del camino y de que las ilusiones de antaño han sido calladamente substituidas por una rutina prosaica y desalentadora. Las edades de la vida son un tema recurrente en el cine de nuestro tiempo y hay nobles y recientes referentes en el cine americano que nos hablan del mismo tramo: This is Forty, de Judd Apatow, o Before Midnight, de Richard Linklater. Pero el de Santos, Fanzáns y Trueba es más bien un acento parecido al de algunas de las mejores películas de Philippe Garrel, un cine que encuentra un tono propio, muy característico, en la transmisión de esa honda melancolía, que es también la melancolía de las imágenes en la edad madura del cine, más allá de los sueños de la fantasía hollywoodiense y de la conquista de la modernidad, cuando la cámara arroja una mirada apaciguada sobre los rostros y las cosas de cada día y nos hace redescubrir la amargura de la conciencia, ese saber que el futuro ya ha llegado y que la realidad es esto.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s