El impulso esencial

Barbara y Phoenix, los dos largometrajes anteriores de Christian Petzold que hemos visto estos últimos años, nos dejaban la impresión de estar ante un cine robusto de estirpe clásica. Son filmes bellos y equilibrados, narraciones elegantes sin salidas de tono, el tipo de películas que “se ven bien”, como decimos coloquialmente cuando queremos conceder una aprobación algo tibia. Por eso, por comparación, Transit supone un paso adelante y, de hecho, un logro notable que eleva de categoría su cine.

De entrada, Transit incide en temas y situaciones concomitantes con sus dos predecesoras y añade nuevas complejidades. La trama: en una Francia en guerra y tomada por las fuerzas del orden donde los refugiados porfían por abandonar el país ante el avance de las fuerzas de ocupación, uno de esos fugitivos suplanta la personalidad de un escritor muerto para lograr la documentación que le permitirá embarcarse hacia México. Mientras pasa unos días calurosos en Marsella para gestionar los papeles de su exilio, asume el rol de padre del hijo de un compañero de clandestinidad también fallecido y entabla una relación amorosa con la viuda del escritor.

La suplantación, el equívoco, el engaño, la sospecha, la huida, la desaparición, la pérdida del hombre amado: todos ellos son los mismos ingredientes que componen Barbara y Phoenix. Las tres películas, así, constituyen un tríptico informal de sólida coherencia. Pero Transit es la más valiosa porque, en ella, Petzold crea un relato ambiguo y abierto. No hemos mencionado el detalle más importante del film: la historia parece sugerir que se trata de la Francia de 1940, invadida por el ejército alemán (así es en la novela de Anna Seghers que adapta Petzold), pero la acción transcurre en las calles de la Marsella de hoy, sin ningún tipo de ambientación. Transit se desarrolla en un tiempo indefinido: los fugitivos huyen del país en barco y no hay teléfonos móviles ni gadgets electrónicos pero los modelos de los coches y las formas de vestir son actuales, y así una infinitud de detalles.

Huelga decir que esa indefinición hace evidente que Transit nos habla tanto del pasado como del presente y establece un pertinente paralelismo entre la Europa de la guerra contra los fascismos y la Europa actual, igualmente deshumanizada y recorrida por refugiados a la fuga. Lo interesante es el tránsito de Petzold hacia esa forma, digamos, extrañada. Al situar la historia de Seghers en ese tiempo indeterminado, se sirve de un recurso muy propio de lo teatral -como me recuerda mi amiga Silvia hablando sobre la película-. Uno recuerda el caso de Volker Schlöndorff, otro cineasta alemán de raigambre fuertemente literaria. Petzold y Schlöndorff parten de textos y de formas literarias e indagan qué acontece en su transición hacia las imágenes cinematográficas. Transit, en particular, pone en primer término la necesidad de rarificar, el impulso de huir de las formas lineales e indagar lo desconocido; y se adentra en ese territorio inestable, propio del cine, que nos describe un tiempo pasado y presente a la vez. Petzold acaba pareciéndose a uno de sus intrigantes personajes, pone en crisis el estatus de lo real en su película y nos recuerda que la modernidad no es algo delimitable ni estilística ni temporalmente sino una pulsión esencial que todo lo recorre desde los orígenes del cinematógrafo. Por eso Transit respira una libertad que, se echara o no en falta en Barbara y Phoenix, da sin duda una nueva dimensión al cine de su director.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s