Las dimensiones del teatro

Magic in the Moonlight, Irrational Man, Café Society y, ahora, Wonder Wheel: los títulos de los últimos largometrajes de Woody Allen nos hablan de un mundo de apariencias, de evasión de la realidad, de bajas pasiones. En este último tramo de su filmografía, el cineasta abunda especialmente en esa visión pesimista de la vida como un encuentro con la realidad en el que se desvanece la ensoñación.

Si lo literario tiene un peso especial en Irrational Man y el mundo del cine es el telón de fondo de Café Society, en Wonder Wheel es el arte dramático lo que plantea un mecanismo de ilusión, de sublimación de la vida real. La parquedad de los escenarios, el tipo de fotografía (de nuevo, obra de Vittorio Storaro) e incluso la manera de interpretar de los comediantes nos hacen pensar en una representación teatral durante el film. De hecho, en la película, hay un vínculo íntimo entre la vida y el teatro, particularmente la tragedia, casi como si el cine fuera apenas un medio instrumental entre la vida real y los dominios de Sófocles. O los de Antón Chéjov, o los de Eugene O’Neill, que son explícitamente citados en el film. En cualquier caso, la materia cinematográfica de Wonder Wheel es como accidental, hasta el punto de que se observan detalles de desaliño en la puesta en escena, concretamente algunos clamorosos fallos de rácord. El perfeccionismo no es una preocupación para el Woody Allen de hoy.

“Envejecer, morir, eran tan sólo / las dimensiones del teatro”, parece decirnos Allen, aunque no se cuente a Gil de Biedma entre los intelectuales aludidos en Wonder Wheel. La película, además de esa profunda melancolía, nos transmite dos sensaciones que guardan también una marcada coherencia con la obra del neoyorquino. Por una parte, está la pulsión de narrar, de seguir contando historias, de continuar preguntándose de qué va la vida a través de esas criaturas infelices escritas por él mismo y que oscilan entre la historia de amor y la tragedia, una y otra vez, pues la existencia se reduce al fin y al cabo al amor y la muerte, que ya formaban el título de uno de sus primeros filmes fundamentales. Historias en las que, a menudo, emerge la fascinación por el crimen y una dostoyevskiana relación con el sentimiento de culpa: como en tantas otras películas de Allen (I’m spoiling!), el crimen de sangre aparece en Wonder Wheel para dar paso al amargo desenlace del film, en el que nadie gana y todos caen en desgracia.

En segundo lugar, es necesario reparar en el personaje de Richie, hijo e hijastro de los protagonistas, un púber dominado por una irrefrenable tendencia pirómana y un cinéfilo empedernido (parece que Allen ponga algo de sí mismo en él, como si volviéramos con el protagonista de Radio Days apenas unos años más tarde). Su fascinación por el fuego representa la fascinación ante lo inefable de la existencia. No hay placer en su acto de encender una hoguera y observar las llamas; Richie se queda mirando cómo el fuego consume los objetos con la pesadumbre de quien se enfrenta a lo evanescente de la vida, a su brutalidad y su injusticia, al inexorable consumo de nuestros días y de nuestras ilusiones. Por eso, suyo es el plano que cierra Wonder Wheel, una brillante y elocuente conclusión. No volveremos a ser jóvenes pero nos queda el cine, el teatro, la literatura: las historias que nos permiten asomarnos a nuestra propia condición desde una altura especial, como esa noria que domina el decadente parque de atracciones de Coney Island.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s