Tres doncellas y un fascista

Para el joven Martín Elfman y su familia

 

Hay una novela que guarda una curiosa relación con el cine: las sucesivas adaptaciones de Le Journal d’une femme de chambre o Diario de una camarera, de Octave Mirbeau, conforman un relato propio desde el que podemos asomarnos a diferentes oleadas de la ambición cinematográfica, conquistas diversas de una estética propia a partir de un mismo texto literario. Jean Renoir rodó The Diary of a Chambermaid en 1946, durante su exilio en Estados Unidos. Luis Buñuel realizó Le Journal d’une femme de chambre en 1964, después de El ángel exterminador y antes de Simón del desierto. Y, en 2015, Benoît Jacquot ha hecho su Journal d’une femme de chambre (inédita en España pero ya disponible en DVD, al norte de los Pirineos, en la edición de AB Vidéo).

Tres veces[i] nos han contado la historia de Célestine, la bella y pizpireta doncella que se incorpora al servicio de una casa aristocrática de la Francia rural provocando una desestabilización erótica entre los varones e inspirando los planes de un jardinero muy poco recomendable para robar a los amos y huir de la casa. En el film de Renoir, como es habitual en su obra, predominan las consideraciones morales sobre cada personaje y observamos un cierto encuentro entre naturalismo y teatralidad, como comenta André Bazin en su libro sobre el cineasta[ii]. El film de Buñuel, cómo no, se desarrolla en un ambiente de insana sexualidad burguesa, bajas pasiones y turbias atracciones. Y Jacquot nos deja no la mejor pero quizás la versión menos alegre y más sórdida, una película en la que se insinúa una vaga hechura de thriller, la lucha de clases es incluso más violenta que en las anteriores y todo deriva en una especie de relato de terror social en el que se impone la degradación moral.

Joseph, el jardinero, es en el libro y en todas las versiones un personaje indeseable, intolerante y peligroso, altamente sospechoso de haber cometido la violación y el asesinato de una menor. Un tiparraco que, en el final memorable de la película de Buñuel, jalea a los manifestantes de extrema derecha coreando un nombre que nada significa para el espectador y que luego supimos que respondía a una venganza personal del cineasta contra el censor de L’Âge d’or. Y, en el de Jacquot, es dibujado como un genuino protofascista que odia a los judíos con insuperable inquina y hace gala de no ser un pringado sino un violento hombre de acción que no se anda con chiquitas.

Fijémonos también en las tres actrices que encarnan a Célestine: Paulette Goddard en el film de Renoir, Jeanne Moreau en el de Buñuel y Léa Seydoux en el de Jacquot. Cada una de ellas responde a la filosofía de su respectiva versión. En la última, la presencia de Seydoux aporta a la vez fragilidad y un particular cinismo al personaje. Y en el film, que se empapa de su personalidad, los pobres sólo triunfan vendiendo su dignidad, primero humillándose ante los señores y luego retozando en la impunidad del crimen. Tal y como están las cosas en Francia ahora mismo, uno no puede evitar ver un cierto reflejo del clima moral en el que cunde una reacción política venenosa entre las clases populares y está arraigando su apoyo al Frente Nacional. El cine es una máquina del tiempo que nos permite asomarnos al futuro, alertándonos ahora ante los signos del callado advenimiento de una nueva fascistización en Europa (como, por cierto, la que llevó al exilio americano a Renoir en los años cuarenta).

 

 

[i] Según leo en internet, hay una cuarta adaptación, previa a las anteriores, que realizó M. Martov en 1916, dieciséis años después de la aparición del libro y tres décadas antes de la película de Renoir.

[ii] André Bazin: Jean Renoir. Períodos, filmes y documentos. Barcelona (Paidós), 1999, pp. 87-90.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s