Las bacantes de los Pirineos

Como en los anteriores trabajos de los hermanos Arnaud y Jean-Marie Larrieu, en Vingt et une nuits avec Pattie tiene un enorme peso la concupiscencia, los ajustes y desajustes sexuales de sus personajes. Es el caso de la protagonista, Caroline, que redescubre el deseo carnal en esas veintiuna noches y sus respectivos días de pleno verano con Pattie y con la caterva de personajes estrambóticos que habita una recóndita aldea de los Pirineos franceses. Allí se desplaza Caroline para ocuparse de las exequias fúnebres de su progenitora y, la primera noche, desaparece el cuerpo de la susodicha. Se abre una cierta trama policíaca, llega un viejo amante de la madre que puede ser tanto un necrófilo como Jean-Marie Gustave Le Clézio (sic) y la muerta reaparece dos veces, como espectro y como cadáver. Se hace la carne, pues, y Caroline se reencuentra con el placer del amor.

En la película hay una recuperación en paralelo del deseo, de lo fantástico y de la ficción. Porque Vingt et une nuits avec Pattie es un film que encuentra su historia más que desarrollarla. Acontece el thriller, llega un supuesto escritor que va explicando historias, la protagonista asume sus tareas y sus íntimos retos personales durante su estancia, y todo concluye (I spoil) con un aire de cierta ligereza, como si nada. Lo policíaco no se resuelve o, más bien, se resuelve solo, como se solucionan los problemas sin verdadera importancia; el apasionamiento de Caroline por un jovenzuelo queda en agua de borrajas y ella retoma las relaciones con su marido; el necrófilo zanja su expedición con una sanadora aventura con la tórrida Pattie; y el fantasma de Isabelle, la madre de Caroline, merodea por la casa sin intervenir en la existencia de los vivos ni jugar un papel determinante más allá de bailar y nadar como celebrando la sensualidad del mundo terreno.

El film es, digamos, la descripción de un desencadenamiento. Los hermanos Larrieu celebran en su película el surgimiento de la narración, el acontecer del cine como un fenómeno entre misterioso y alegre, casi como una invocación mágica. Su obra, sobre todo este último largometraje, está felizmente dotado de un verdadero tono particular, inconfundible: un poco alocado, como sus propios personajes, elegantemente desenfadado y sin duda irónico. Vingt et une nuits avec Pattie transcurre en un villorrio poblado de bacantes y sátiros, una atmósfera festiva y lunática al estilo de muchas películas de Rivette -sin ir más lejos, el paisaje físico y humano del film recuerda al de 36 vues du pic Saint-Loup-. A la vez, la película tiene un punto extravagante a lo Weerasethakul; de hecho, las apariciones de Isabelle son casi idénticas a las de los espectros de Loong Boonmee raleuk chat (Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives).

Me gusta, además, cómo manejan los Larrieu la geografía particular de su película, haciendo un uso tan ágil como inteligente de los desplazamientos y los escenarios, como ya pasaba en L’Amour est un crime parfait, film que comparte no pocas características con Vingt et une nuits avec Pattie. No son películas rotundas ni perfectas, pero son certeras y nos invitan a pensar en la importancia que tienen en el cinematógrafo la carnalidad, el misterio, la muerte, las pulsiones secretas que recorren las imágenes y hacen emerger la ficción, como si los hermanos Larrieu fueran lejanos herederos de esa fina truculencia del cine negro de Fritz Lang.

(Por cierto: quien quiera verla, si no la encuentra en internet por medios lícitos, puede hacerse con la edición francesa en DVD de Pathé, que tiene subtítulos en francés e incluye un cortometraje documental protagonizado por la verdadera Pattie).

 

 

Anuncios

2 thoughts on “Las bacantes de los Pirineos

  1. SBP septiembre 14, AM / 11:27 am

    ¡Ahí va! El Le Clézio aquí es ¡igualito que mi suegro!

    • blogasanisimasa septiembre 14, AM / 11:38 am

      Parbleu! ¿Puede ser que él, André Dussolier y Le Clézio sean la misma persona? Besos, L.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s