Protestaré al silencio

En You Will Meet a Tall Dark Stranger, Woody Allen nos hablaba de sueños traicionados, de aspiraciones rotas, de la amargura que acontece cuando la vida nos muestra su cruda verdad y las esperanzas se desvanecen. En Midnight in Paris, Allen trataba sobre la futilidad de las idealizaciones, sobre lo bobo que es creer que todo tiempo pasado fue mejor o que existió una arcadia creativa, un modelo clásico sacrosanto. Y en su último largometraje, Café Society, parece abundar en esas ideas para compartir con nosotros, una vez más, una honda melancolía.

El joven protagonista de Café Society -atención, explicamos en este párrafo y el posterior el desenlace del film- sale adelante, cimenta una brillante carrera y triunfa profesionalmente. Logra también casarse con una mujer que colma sus expectativas y fundar una familia. Pero la consecución de la felicidad queda en entredicho porque la sombra de su amor de juventud sigue planeando sobre su conciencia y no puede más que plantearse si toda su existencia no es más que un camino secundario, una versión menor de lo que habría sido junto a la mujer que descubrió y que amó apasionadamente al llegar a Hollywood. Al fin y al cabo, ¿quién no se pregunta, todos los días, si su vida no sería mejor si hubiera tomado otro rumbo en un determinado momento?

Los dos jóvenes protagonistas del film, que trabajan en la industria cinematográfica americana de los años cuarenta, comparten el descreimiento respecto al mundillo de Hollywood y, en general, respecto al ambiente de lujo, oropel y culto al famoseo con el que toman contacto. No obstante, cada uno a su manera acaba traicionando ese distanciamiento y medrando mediante formas no del todo lícitas de enriquecimiento y ascenso social. Por eso, transcurridos los años, la melancolía ante el recuerdo de una felicidad que fue soñada pero nunca materializada está relacionada con la prostitución de los principios, con esas decisiones que todos tomamos en la vida y que implican íntimas renuncias y acomodación a las circunstancias. De hecho, el peso moral de las decisiones es uno de los temas mayores del cine de Allen, de Crimes and Misdemeanors a Match Point y tantas otras.

Café Society, una película sencilla, otro cuentito moral de Woody Allen, es una de sus obras más melancólicas y nos permite asomarnos al punto de vista del cineasta ahora, al cabo de toda una vida: más allá del deslumbramiento y la adoración por el Hollywood clásico, al que nos acercamos de soslayo en el film; más allá de todo afán, de toda urgencia creativa; más allá de ese teatrillo social -fijémonos en el título- en el que nos movemos disimulando, mintiendo, tragando saliva; más allá de la patraña del futuro, de las aspiraciones ingenuas y de las ensoñaciones románticas. La película oscila entre la rendición y la aceptación, las únicas actitudes posibles cuando el tiempo ha transcurrido y la vida ha demostrado ser lo que es, ni más ni menos.

Porque, en el fondo, ¿qué es el futuro sino un camino hacia la ineluctable extinción? “Protestaré al silencio”, se sincera uno de los personajes del film, en un breve y bello diálogo de sobrecogedora naturalidad, ante la única certeza que se abre ante nosotros. Allen comparte con los espectadores la añoranza y el cariño por un cine, por una época y por unas canciones maravillosas a las que rinde tributo en el film (Manhattan, I Only Have Eyes for You, I Didn’t Know What Time It Was…). La vida ha sido ese fugaz apasionamiento de juventud suspendido en el recuerdo, como el verano con Mónica de Bergman o los tres recuerdos de juventud de Arnaud Desplechin. Y, ante lo inasible de esa felicidad, sólo nos queda protestar al silencio en cada imagen, en cada película hasta el final.

 

 

Anuncios

One thought on “Protestaré al silencio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s