Punto de vista

“Mon pays, mon pays a des mares où se reflètent les gestes fous des fugitifs, et se ride la mémoire des vents”, dice un verso de Louis Aragon escrito durante la ocupación nazi de Francia: “Mi país, mi país tiene charcas en las que se reflejan los gestos dementes de los fugitivos, y se riza la memoria de los vientos” (traducción pergeñada por el arriba firmante)[i].

De mi última visita a Jaimes, la acogedora librería francesa de Barcelona, no fue el libro de Aragon lo que me llevé a casa sino un DVD cuidadosamente editado por Arte que recoge la llamada trilogía de los Balcanes de Chris Marker. De los tres filmes que componen la tal trilogía, me llamó la atención la vistosa actualidad de Le 20 heures dans les camps (1993), que no había visto aún y que documenta la realización de un rudimentario informativo de televisión en el campo de refugiados de Roska, en Eslovenia, donde malvivían bosnios huidos de la guerra que a la sazón sacudía sus tierras.

Apartados de sus casas y en una situación de gran incertidumbre, los refugiados bosnios se ocupan de tener sus propios informativos y se enfrentan a dos retos: dar visibilidad a su realidad y ofrecer la máxima objetividad posible, algo que les preocupa especialmente ante la dudosa fiabilidad de las informaciones, a menudo sesgadas, que recopilan de los medios extranjeros.

El film, pues, nos muestra a un colectivo que aborda la necesidad de elaborar un relato del mundo y de sí mismos, acto que deviene en ejercicio de un derecho, en una manera de asentar, digamos, su propia entidad, de dar fe de su existencia. Y, al intentar hallar un punto de vista objetivo, dan con el quid de la cuestión, que no es sólo la dificultad de la objetividad sino, de manera general, el compromiso por asumir una posición honesta. Es decir, mostrar ante la cámara un discurso en el que creen y una imagen con la que no pretenden manipular sino mostrar. Se encuentran, pues, en ese territorio moral en el que el periodismo y el cinematógrafo tienen algo en común.

¿Cómo es la información que recibimos aquí, en extremo Occidente, sobre los famosos refugiados que están intentando llegar masivamente a nuestros países? Hay tratamientos mejores y peores, por supuesto, pues hay medios y periodistas más y menos profesionales (u honestos). No obstante, a grandes rasgos, se me antoja que no abunda en nuestros medios el punto de vista de los fugitivos, quizás porque no es fácilmente accesible, o quizás por otros motivos.

O se me escapa, o no hemos visto nada parecido a lo que sería el relato de aquellos refugiados bosnios de Roska en el film de Marker (o como, por cierto, la sobrecogedora Ma’a al fidda o Syria Self Portrait. Silvered Water, de Wiam Simav Bedirxan y Ossama Mohammed, que nos brinda el punto de vista no de personas refugiadas sino de los que no se han ido). ¿Qué nos podrían contar de la dolorosa aventura que están viviendo, de las guerras y otros avatares que han dejado atrás, o de la nula hospitalidad que les hemos dispensado, por decirlo suavísimamente? ¿Hay, en esos campos de refugiados que estamos patrocinando en suelo turco, alguien con una cámara, o con un puñetero móvil, que nos pueda dar cuenta de lo que están experimentando?

Cuando hay trabajadores en huelga, nuestros medios de comunicación acostumbran a informar generosamente de cómo esas huelgas afectan a los servicios públicos, muy especialmente a los transportes, o a cualquier aspecto del funcionamiento cotidiano de la sociedad. Y, de manera a menudo subsidiaria -o nula-, nos explican cuáles son los motivos de la protesta y el estado de la negociación.

Si nos preocupamos ante todo por cómo incidirán las crisis en nuestra sacrosanta, frágil, aparente paz social, no sólo nos estamos dejando cosas en el tintero sino que estamos tomando decididamente partido.

 

 

[i] La Diane française suivi de En étrange pays dans mon pays lui-même. Paris (Éditions Seghers), 1946, 2006, p. 11.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s