Hong y la distancia

El cine de Hong Sang-soo ha sublimado uno de los elementos fundamentales de la modernidad en el cine (y que era, por cierto, el título de una película de Sergio Caballero que convendría recordar): la distancia. No se trata (sólo) de tomar distancia respecto a las cosas y a la vida en general sino, sobre todo, de tomar distancia respecto al hecho de hacer y ver películas. Godard es quizás quien más nos ha instruido al respecto y parte del cine más destacado que vemos hoy en día se sitúa, de mil maneras diferentes, a la distancia necesaria para otear a la vez lo viejo y lo nuevo y hacer películas desde ese punto de vista. Un punto de vista que, dicho sea de paso, a menudo implica una considerable guasa, como en Ulises y otros textos de Joyce.

Las películas de Hong transmiten un contagioso pitorreo respecto al propio cineasta y sus inquietudes. Hong toma distancia respecto a la solemnidad de poner en escena. Y alcanza, así, un cine libérrimo y único: pocos cineastas están dotados de una singularidad como la suya. Y su filmografía se va convirtiendo, pieza a pieza, en una maquinaria cada vez más perfecta. Ésa es la sensación que deja Ji-geum-eun-mat-go-geu-ddae-neun-teul-li-da (conocida en extremo occidente como Right Now, Wrong Then, o como Ahora sí, antes no).

Todo el film se basa en la idea de la variación, como otros de Hong: en algunas de sus películas, el cineasta surcoreano nos ha explicado historias análogas que consisten en hacer pequeñas pero fundamentales modificaciones de una a la otra. En Ji-geum…, nos cuenta dos veces el mismo relato pero con leves mutaciones que acaban transformando por completo su desarrollo. Como en Smoking/No Smoking, de otro gran maestro de la distancia como fue Alain Resnais.

Es significativo que Hong haya optado por la dualidad, un concepto tan caro a Apichatpong Weerasethakul, el cineasta tailandés que nos ha acostumbrado a contarnos dos veces sus películas, o escindirlas en dos partes de una u otra manera. Dos es el número mágico del plano y el contraplano, del anverso y el reverso, del cine y la distancia respecto al cine: ver y, a la vez, ver la mirada. Eso es, al fin y al cabo, el cine moderno.

Si algo caracteriza las películas de Hong es la deliciosa caracterización del perfecto cretino: el director de cine que se quiere aprovechar de su posición para conquistar a las chicas, el hipócrita que finge ser un tipo encantador para sacar provecho de los demás, etc. Hong coincide con Resnais en apasionarse por las cuitas de sus personajes a la vez que nos muestra su banalidad.

Me gusta especialmente el plano final de Ji-geum…, en el que la protagonista sale de una sala de cine y camina por una calle nevada. Esa imagen alude a lo que todos experimentamos al salir del cine y sentimos cierto azoramiento al volver a la realidad, como si hubiéramos abierto nuestro corazón durante un instante y, después, nos costara retomar el contacto con la aspereza de lo cotidiano. Hong se cachondea de la humanidad pero también la observa con cariño y le gusta ponerla en escena, creando bellas ficciones de las que resulta violento tener que salir cuando se encienden las luces de la sala.

Ése es quizás el espíritu de su cine: tomar distancia respecto a la banalidad de toda ficción y, al mismo tiempo, hablarnos con genuina intimidad. Hacer cine hoy es banal y glorioso, como la historia de amor que se consuma y no se consuma en la película: vivimos atrapados para siempre en el amor real y a la vez irreal del Scottie de Vertigo.

 

 

Anuncios

2 thoughts on “Hong y la distancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s