Cautivo de sí mismo

La trayectoria de algunos cineastas acaba resultando desconcertante. Es el caso de Atom Egoyan, que impactó en los años noventa con The Adjuster, Exotica o The Sweet Hereafter, filmes fascinantes que, en buena medida, anticipan algunos de los rasgos del cine posterior, lo que uno describiría como “la modernidad a su paso por el siglo XXI”. Después, sus siguientes filmes han ido dejando un extraño regusto, más bien tedioso. Es el caso de Felicia’s Journey, Ararat, Chloë o el último de todos, de título muy proustiano: The Captive.

Lo curioso es que, entre unos y otros, no hay tantas diferencias. Su cine siempre convoca temas fascinantes y sigue teniendo una densidad cautivadora. Egoyan nos enseña que, en el cine, no vemos las cosas, sino la mirada sobre ellas; miramos la mirada. En paralelo, todos sus filmes tratan sobre la ambigüedad moral y sobre la crisis de confianza implícita a todo punto de vista, incluso a todo ser humano. Sus películas tienden siempre a la fábula moral, al relato de una pacificadora recuperación del equilibrio y, especialmente, a la recuperación de la armonía en el seno de la familia. En el cine de Egoyan, conviven extrañamente una gran complejidad y una inesperada ingenuidad. The Captive es una muestra palmaria de todo ello.

La cuestión es que, de un tiempo a esta parte, sus películas se resuelven mal. Se lían, se colapsan, se enredan en sí mismas. Lo que tienen de thriller, se acaba imponiendo, cosa que no es necesariamente problemática; pero sucede que la trama evoluciona hacia un desenlace atropellado o convencional. Los filmes de Egoyan, pues, dejan la sensación de haber propuesto caminos muy sugerentes al principio y haberse extraviado al final. Quizás, en el fondo, lo interesante de su cine es observar también el presunto error, la manera como se disuelven los filmes y acaban resultando menos de lo que podrían haber sido. Vemos así la dificultad de mantener una propuesta, de adentrarse sin miedo por un camino, de plantearse cuestiones que no son fáciles de resolver: la problemática del cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s