Gente en sitios

De las paredes desconchadas de Roma città aperta a la isla rocosa de L’avventura, de los acantilados de Man of Aran a los bosques animados de Terrence Malick, el cine es también la historia de un personaje llamado espacio que se expresa ante nuestros ojos. La exploración de esa muda expresión de los lugares y los cuerpos ha sido uno de los ingredientes característicos de la conquista sempiterna de la modernidad. Por eso, Costa da Morte, el primer largometraje de Lois Patiño, puede adscribirse a una caprichosa tradición no escrita del cinematógrafo, la de esas películas que, total o parcialmente, cifran en la textura de los espacios transitados por la cámara su propia significación.

Vemos figuras humanas, escenas sobre todo de trabajo en el campo y en el mar, en plano general, a mucha distancia. Y oímos diálogos en primer término que parecen corresponder a los personajes que vemos, un recurso habitual del cine de siempre. No obstante, ese recurso es usado hasta la extenuación y forzado hasta sus límites, obligando al espectador a darse cuenta del artificio, del montaje. De forma palmaria, se está construyendo una ficción a partir de la superposición de imágenes y sonidos. Es decir, no estamos aprehendiendo pasivamente algo brindado por la naturaleza sino construyendo un discurso en diálogo con ella, algo que sugiere la cita de Castelao que abre la película: “Nun entrar do home na paisaxe e da paisaxe no home creouse a vida eterna de Galiza”.

Por eso, y porque estamos en la era de los cineastas cinéfilos y todo tiene ya algo de exégesis al sedimento acumulado por cien años de imágenes, Costa da Morte contiene un cierto comentario a esa tradición de la que hablábamos, algo de reflexión sobre cómo el cine ha dialogado con los espacios para encontrar una parte de su propia expresividad.

(Nada que ver, dicho sea de paso, con el paisajismo ofensivo de un cierto “cine de lo bonito”, por así caracterizar un vicio de muchas películas industriales, o con una peligrosa variante del mismo que podríamos llamar el “cine de lo feo”, tan caro a algunas películas con ínfulas de concienciación social y/o aspereza estética donde no hay ni una cosa ni la otra: de Out of Africa a Gomorra, pasando por el imperdonable travelling final de La grande bellezza. El paisaje también es una cuestión moral).

Costa da Morte no es seguramente la película más memorable del último cine español, pero es una excelente muestra de cómo se ha cimentado una determinada actitud en algunos cineastas. Tal vez a partir de la huella dejada por El sol del membrillo, la preocupación por explorar la expresión de los espacios se ha convertido en uno de los signos de identidad de quienes nos están proponiendo caminos más interesantes y audaces. Pienso en Edifico España, de Víctor Moreno, en Los materiales y Árboles, de Los Hijos, en Cenizas, de Carlos Balbuena… Y en algunas facetas de Todos vós sodes capitáns, de Oliver Laxe, y Arraianos, de Eloy Enciso, también piezas destacadas de un nuevo cine gallego. Todos ellos, además, cultivan ese cine fronterizo, por no decir equívoco, entre lo documental y lo no documental, algo que ya deberíamos considerar como un rasgo asentado del cine de hoy.

De esa mirada retrospectiva, cargada de sedimentos, que caracteriza a esos cineastas situados quizás más allá del cine, surge algo parecido a un reencuentro o un redescubrimiento de los espacios. Una vez más, muerte y transfiguración van de la mano. Porque, en buena medida, la imagen cinematográfica se creó en un entrar del hombre en el paisaje y del paisaje en el hombre.

(Ah, y además, sin pretenderlo, Costa da Morte es un film bello, muy bello, mucho más que las malditas películas bonitas).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s